Pluriescultor II

La presente obra, realizada por el artista pamplonés Paco Polán está compuesta por dos piezas que se extienden por las dos orillas en dos conjuntos trapezoidales paralelos a la pasarela. Estos conjuntos están formados por una serie de módulos iguales, de base rectangular que se van ensamblado unos a otros. En relieve estas baldosas presentan una serie de formas de tipo geométrico que se construyen por la revolución, traslación o rotación de curvas cónicas: elipses, parábolas, circunferencias e hipérbolas. Las elipses son las curvas que, relacionadas desde la antigüedad con la astronomía, rigen los desplazamientos de los planetas alrededor del sol. Estas curvas cónicas conforman todo el firmamento representado o sugerido en los dos conjuntos que vemos a ambos lados del río Elorz, como un reflejo del cielo estrellado en las orillas. La obra se inscribe dentro de la abstracción geométrica en la que predominan formas puras y perfectos acabados.

El artista, Paco Polán, que tiene como base la escultura, ha seguido una trayectoria de estudio de diferentes materiales y técnicas que le sirven para plantear un lenguaje entre conceptual y estético en el que se ha ido moviendo a lo largo de estos años de trabajo. De materiales clásicos de la escultura pasa a trabajar con objetos cotidianos descontextualizados, a los que convierte en protagonistas de una obra que mezcla concepto y estética, prosa y poesía. Por otro lado, no duda en evidenciar el gusto por materiales corrientes, no referidos a la escultura convencional, y que aportan textura, color y referencia a una obra que muestra un mensaje de fondo, generalmente en tono irónico. Este autor muestra una preocupación por lo plástico, lo estético, sin dejar de lado un trasfondo conceptual, un orden en la organización de los elementos, una razón para emplear determinados materiales y formas, y una elección de la técnica adecuada.

José María Muruzabal