Sin título

La obra escultórica se asienta sobre una peana de cemento que le sirve de soporte. Sobre ella se apoya una pequeña base de acero y de la misma surge un pie vertical, de formas lisas que sirve de apoyo a la parte superior de la obra. Esta figura geométrica construida en círculos que se elevan desde la base, recuerda a una de las antiguas estelas, características de nuestra zona geográfica, y que tantos escultores han representado. Desde las investigaciones del padre José Miguel de Barandiarán, antropólogo, etnógrafo y autor de numerosas investigaciones, hasta Néstor Basterretxea con las series Estelas y Cosmogónica Vasca, que son una interpretación de los antiguos dioses mitológicos vascos, y Jorge Oteiza, con la estela del Padre Donostia en Agiña (Lesaka). Es evidente la relación de Faustino Aizkorbe con la Escuela Vasca de Escultura. En esta obra de la Casa de Misericordia muestra una brillante ejecución, logradas proporciones y un gran sentido plástico. Su producción, siempre dentro de la abstracción, destaca por el trabajo sobre formas geometrizantes que buscan espacios, formas dinámicas, aladas, en movimiento.

La escultura fue donada a la Casa de Misericordia de Pamplona, una fundación de beneficencia centenaria, que ha ido adquiriendo una importante cantidad de obras de arte navarro, pintura y escultura preferentemente, lo que hace que posea actualmente una magnífica colección. Ciga, Basiano, Zubiri, Lozano de Sotés, Gutxi, etc.

José María Muruzabal

Datos

  • Escultor: Aizkorbe, Faustino
  • Acero cortén
  • Año: 1990
  • Altura: 200 x 95 x 98,5 cm
  • Temática: Abstract
  • Instalación/Ignauguración: 1997

Localización

  • Casa de Misericordia, Vuelta del Castillo 7

Otras obras de Aizkorbe, Faustino