Reboteando de revés

La obra en bronce queda elevada sobre un pedestal de piedra, y representa a un cestapuntista realizando el movimiento denominado «reboteando de revés». La pieza tiene una considerable dificultad técnica y en ella se muestra el equilibrio y compensación de volúmenes. Como es habitual en la producción del escultor vizcaíno, aunque la fidelidad a lo real y el peso del clasicismo resultan evidentes, la obra se resuelve con una depuración formal moderna, en la que la atención a la composición y al ritmo de la figura resultan esenciales, al igual que el dominio de la técnica de fundido. En el mes de abril de 1990, el Departamento de Obras Públicas del Gobierno de Navarra encargó al escultor vizcaíno Rafael Huerta, una obra escultórica para ornamentar la N-111, una de las vías de acceso a la ciudad de Pamplona. El Gobierno de Navarra desde hace dos décadas se ha preocupado por la decoración de las carreteras y accesos a las ciudades y pueblos navarros, colocando esculturas de diferentes artistas, en ellos.

José Javier Azanza López

Datos

  • Escultor: Huerta Celaya, Rafael
  • Bronce
  • Año: 1990
  • Altura: 272 cm
  • Pedestal: 154 x 112 x 157 cm
  • Instalación/Ignauguración: Octubre de 1990

Localización

  • Carretera Nacional 111. Avenida de Aróstegui

Otras obras de Huerta Celaya, Rafael