Personajes

La escultura consta de dos figuras antropomorfas, de canon longitudinal, en posición enfrentada, separadas por un vacío. La ejecución de ambas parece haberse inspirado en formas blandas de la naturaleza -la vegetal o quizás la marina-. Manuel Clemente Ochoa se encuadra en un estilo organicista con una influencia decisiva de la naturaleza a partir de sus vivencias en la geografía árida y vigorosa del Valle del Ebro y del valle tinerfeño de Orotava. En sus obras propone un diálogo espiritual de las formas con el espectador.

Hasta la década de 1970 la actividad de Manuel Clemente Ochoa fue preferentemente pictórica, interesándole el paisaje y el retrato, de un realismo académico. Evolucionó a partir de entonces hacia una escultura figurativa de carácter expresionista y composición piramidal o ascendente, en la que aparecen torsos rematados en pequeñas cabezas plenas de lirismo. Alrededor de 1980 se tornó más expresionista y progresivamente esquemática, con ritmos dinámicos, incluso gestuales, aunque raramente abandonara la figuración.

Francisco Javier Zubiaur Carreño

Datos

  • Escultor: Clemente Ochoa, Manuel
  • Fundición en bronce a la cera perdida. Pátina verdosa
  • Año: 1994
  • Altura: 450 x 40/48 x 50/56 cm
  • Pedestal: 120 x 131 cm
  • Temática: Alegoría
  • Instalación/Ignauguración: 1995

Localización

  • Plaza del Fuerte del Príncipe, frente al Parque Tomás Caballero

Otras obras de Clemente Ochoa, Manuel