Niños

Las figuras se presentan con un sentido plenamente figurativo, con las manos en la espalda y portando elementos de juego infantil. La obra de Marino Amaya, conocida sobradamente en infinidad de lugares de la geografía española, recrea especialmente los animales, la mujer y los niños. Se trata de una escultura figurativa, de elaboración amable y de evidente sentido decorativo. Las figuras se elaboran con rasgos sintéticos y con unos perfiles de rostros y peinados que se repiten en la producción del autor.

José María Muruzabal

Datos

  • Escultor: Amaya, Marino
  • Bronce
  • Año: 1992
  • Altura: 65 x 25 x 20 cm
  • Temática: Alegoría
  • Instalación/Ignauguración: 1990

Localización

  • Plaza de Ezcaba