La mujer ciprés

Esta escultura se ejecuta con caracteres abstractos y permanece clavada directamente en el suelo, lo que contribuye a que la obra escultórica se integre en armónía con la naturaleza que la rodea. Se trata de una obra sobria, elegante, de formas estilizadas y elevadas. Esta simbólica representación encaja muy bien con las formas filiformes que Alfredo Sada realiza en la parte final de su producción artística, en plena madurez artística. La pieza parece adquirir un carácter totémico, con un toque que oscila entre lo primitivo y la estética contemporánea. Una escultura serena, poética, intemporal y expresiva, de formas sencillas, minimalista, que recuerdan al organicismo. Esta obra fue presentada en 1990, en una exposición colectiva titulada «Espacios de arte». Dicha muestra formaba parte de los actos para conmemorar el VI Centenario de la coronación de Carlos III el Noble. Instalada definitivamente en el verano de 1992, su autor, Alfredo Sada, tuvo el tiempo justo de contemplarla, dado que fallecería, casi un mes después, aún en su plena juventud.

José María Muruzabal

Datos

  • Escultor: Sada, Alfredo
  • Bronce patinado
  • Año: 1990
  • Altura: 316 x 36,5 cm
  • Temática: Alegoría
  • Instalación/Ignauguración: 1992

Localización

  • Vuelta del Castillo, junto a Casa de Misericordia

Otras obras de Sada, Alfredo