Ritmo vital

Una pieza escultórica en bronce que representa una mujer joven que trata de levantarse, desde su asiento, para incorporarse a una nueva posición sin determinar. De estilo figurativo, nos encontramos ante un cuerpo de gran armonía, de una modelo imaginario no real, ejecutada con gracia, ternura y sensibilidad. En ella se observa una perfecta plasticidad del cuerpo, con contornos elegantes, sin cortes en los volúmenes.

La obra escultórica de Henri Lenaerts resulta imaginativa, es siempre figurativa, a caballo entre el expresionismo y un cierto surrealismo. Un artista que se convierte en un creador de formas humanas, que se nutre de las fuentes y el espíritu del clasicismo griego, de la plástica medieval, del Renacimiento italiano y del Romanticismo francés, con autores como Rodin, Maillol o Bourdelle. Existen tres versiones más de de la obra titulada Ritmo vital, pero ninguna de ellas es igual, ya que no responden a una reproducción mecánica, sino a modificaciones del propio autor. Estas se hallan en la plaza Mayor de Ostende (Bélgica), en la Société Genérale de Bruselas y en Banco Morgan de Bruselas.

En el año 1997, coincidiendo con el X aniversario de la creación de la Universidad Pública de Navarra, se instalaron una serie múltiple de esculturas por diversos lugares del campus, con obras de diversos autores navarros que fueron cedidas en depósito por los mismos. Posteriormente, parte de esas esculturas fueron compradas por la Institución, y ahora forman una colección que engrosa el rico patrimonio artístico de la Universidad Pública de Navarra.

José María Muruzabal