Fuga

La presente obra, realizada en fundición de aluminio por moldeo y esmaltado en blanco, parte de una paellera o gran cazuela plana, dispuesta en sentido vertical. De dicho objeto se observa con claridad una parte mientras que la contraria va torciéndose, enroscándose sobre ella misma e incluso perdiéndose en un vacío. Resulta muy llamativas las asas de la pieza, perfectamente definidas y visibles, que se sitúan en la parte lateral del conjunto. El artista utiliza el aluminio, dejando de lado otros materiales más usados en la escultura pública como son el bronce o el acero cortén. El concepto de «fuga» alude a salida, a huida; y eso es precisamente lo que parece intentar la figura de la paellera que nos presenta el autor. Es el espacio que contiene ese recipiente el que acaba por intentar huir de su contenedor, por buscar unas líneas de fuga, que además no son lineales ni rectas, sino que apuestan por el movimiento curvilíneo. Al autor le interesa destacar el espacio existente en un objeto cotidiano, despojándolo de su función. La obra escultórica muestra un claro sentido irónico, presente en algunas obras de Muro. Ironía por el hecho de que una paellera quiera fugarse, por el material con que está realizada la obra y por el propio hecho de utilizar algo tan popular, cotidiano y alejado del mundo del arte como es una paellera. Esta obra conceptual bebe de piezas futuristas al estilo de los trabajos de Boccioni, despreciando los materiales nobles, prefiriendo otros más novedosos y mostrando la interacción de un objeto en movimiento con el espacio circundante centrado en el mundo contemporáneo, un mundo dinámico, novedoso y en continua evolución y movimiento.

En el año 1997, coincidiendo con el X aniversario de la creación de la Universidad Pública de Navarra, se instalaron una serie múltiple de esculturas por diversos lugares del campus, con obras de diversos autores navarros que fueron cedidas en depósito por los mismos. Posteriormente, parte de esas esculturas fueron compradas por la Institución, y ahora forman una colección que engrosa el rico patrimonio artístico de la Universidad Pública de Navarra.

José María Muruzabal