Esfera partida.

La escultura está formada por un paralelepípedo, que sirve a modo de base o peana y, encima del mismo, una esfera partida, disgregándose. La obra está toda ella trabajada en acero cortén, uno de los materiales predilectos del autor. Se trata de una pieza que juega con las secciones de la esfera creando espacios diferentes. La forma geométrica perfecta de la esfera siempre ha atraído a los escultores y a los investigadores. Y la obsesión de algunos, entre los que se encuentra Aizkorbe, es abrir ese espacio cerrado y macizo de la esfera. En definitiva, la idea central de la escultura es romper la esfera, abrirla para descubrir su mundo interior, proyectar sus secciones hacia el exterior en busca de otros espacios circundantes, indagar en los espacios, movimientos y huecos a través de la descomposición de dicha esfera. La producción escultórica de Aizkorbe se inscribe siempre dentro de la abstracción, tratándose además de uno de los primeros escultores navarros en adentrarse en esos complejos modos estéticos. Le gusta trabajar sobre formas geometrizantes que buscan espacios, formas dinámicas y aladas, articulaciones flotantes, como gusta definir a muchas de esas formas.

En el año 1997, coincidiendo con el X aniversario de la creación de la Universidad Pública de Navarra, se instalaron una serie múltiple de esculturas por diversos lugares del campus, con obras de diversos autores navarros que fueron cedidas en depósito por los mismos. Posteriormente, parte de esas esculturas fueron compradas por la Institución, y ahora forman una colección que engrosa el rico patrimonio artístico de la Universidad Pública de Navarra.

José María Muruzabal

Empatía II de Henriette BoutensLa proa de la poesía. Homenaje a Joan Brossa
RECORRIDO

Universidad Pública de Navarra

6

Esfera partida

Faustino Aizkorbe, 1997

Acero cortén

Escultura: 210 x 260 x 230 cm

Peana: 85 cm

Temática: Abstracción

Instalación: 1997

Ubicación: Campus universitario.