1. Inicio
  2. Recorridos
  3. Rochapea y San Pedro
  4. Padre Esteban de Adoáin
Monumento al Padre Esteban de Adoáin. Imagen 1.
Monumento al Padre Esteban de Adoáin. Imagen 2.

Entre los escultores navarros que buscan sus fuentes de inspiración en la tradición y el arte popular, el peraltés José Ulibarrena muestra un polifacetismo asombroso en su preocupación por interpretar el carácter de la etnia navarra y mantener vivas sus raíces. Partiendo de una producción inicial de naturaleza realista, Ulibarrena avanza hacia un lenguaje personal difícil de encajar en corrientes artísticas, si acaso lejanas resonancias de la estética cubo expresionista y organicista, así como el quehacer de Agustín Ibarrola. Su punto de partida se encuentra en los objetos cotidianos, en la belleza natural del paisaje y en la historia y cultura autóctonas, a las que trata de hacer pervivir a través de su genio e interpretación. Coincidiendo precisamente con el Primer Centenario de la muerte del Padre Adoáin, capuchino misionero navarro, el 7 de octubre de 1980 tuvo lugar la inauguración del monumento al Padre Esteban, en el marco del V Congreso Ibérico de Capuchinos organizado por las provincias de España y Portugal.

José Javier Azanza López

Hauskortasunerantz, agur de Jesús ElizainzínMonumento al Padre Esteban de Adoáin de José Ulibarrena
RECORRIDO

Rochapea y San Pedro

3

Monumento al Padre Esteban de Adoáin

José Ulibarrena, 1980

Piedra, hormigón y hierro.

Piedra, hormigón y hierro

Figura: 195 cm. Pedestal: 380 x 600 x 160 cm

Temática: Religiosa

Instalación (inauguración): 7 de octubre de 1980

Ubicación: Calle Errotazar, 42 Plazuela de la Iglesia de Capuchinos.