Hauskortasunerantz, agur. Imagen 1.
Hauskortasunerantz, agur. Imagen 2.Hauskortasunerantz, agur. Imagen 3.

En su obra, a pesar de inclinarse por la figuración, Elizainzín muestra inquietud por los diversos lenguajes vanguardistas. Prueba el ensamblado de elementos diferentes con los que termina por configurar temas eternos como la familia o la maternidad, empleando para ello el bronce y un formato menudo que recuerda al de las estatuillas primitivas. Parte de su obra, ya desde los 80, se realiza con varilla de hierro y técnicas de soldadura y forja. Es la «escultura aérea» con la que desafía al espacio y al tiempo, como hizo Oteiza. Presenta también referencias importantes a Julio González, Picasso, Max Bill y Calder. Su fuerza vital es producto de la perfección de líneas. Ya en los 90 aparece en su obra con mayor insistencia la piedra (mármol negro de Marquina, mármoles veteados de origen autóctono), material constructivo por excelencia, que fuerza al encuentro de la madera. El contrapeso de los volúmenes, la flotación de las formas, los ritmos direccionales, la articulación de los encuentros (cubo y plano, cilindro y espiral…), la sugerencia de volúmenes virtuales en contraste con otros físicamente evidentes, son otras cuestiones que atraen la atención de este escultor que recuerda a los constructivistas de la vanguardia rusa por su polifacética búsqueda y control del espacio.

Francisco Javier Zubiaur Carreño

Construyendo espacios de Carlos CirizaMonumento al Padre Esteban de Adoáin de José Ulibarrena
RECORRIDO

Rochapea y San Pedro

2

Hauskortasunerantz, agur (Hacia lo frágil)

Jesús Elizainzín, 1991

Hierro forjado y mármol gris de Marquina (Vizcaya).

Escultura: 430 cm

Peana: 16 x 97 x 97 cm

Temática: Alegoría

Instalación: 2000

Ubicación: Parque del Conde de Gages (Parque de los Enamorados).