Oteando el horizonte. Imagen 1.
Oteando el horizonte. Imagen 2.

Representación elemental de una figura humana en el acto de volverse para dirigir su mirada en una dirección determinada, siendo esta actitud, acompañada del movimiento fugaz, la que cobra interés para el artista. Por ello mismo, ya que congela un movimiento instantáneo, la importancia radica en el conjunto, de modo que su autor ha prescindido de todos los detalles para ejecutar una obra con someros trazos, que, sin embargo, definen bien la torsión del individuo.

Para Jesús Alberto Eslava Castillo la voluntad primera del escultor es tratar de conferir alma a la materia, doblegar sus formas para buscar en ellas un sentido humanizador. Gran parte de sus planteamientos se centran en la figura humana, como en este caso, entendida de forma esquemática, con sus concavidades y tensiones, con la pulsión de la escultura norteña.

Francisco Javier Zubiaur Carreño

Bruja de Néstor BasterretxeaSerie sonoridad de Alberto Orella
RECORRIDO

Ciudadela y Vuelta del Castillo

16

Oteando el horizonte

Jesús Alberto Eslava, 1989

Hormigón encofrado

Figura: 214,5 x 84 x 48 cm

Peana: 6 x 70,4 x 94 cm

Temática: Representación esquemática de la observación ocular

Instalación: 1990

Ubicación: Ciudadela, entre la Sala de Armas y la antigua Capilla.