Coreano. Vista general.
Coreano. Vista de detalle.Coreano. Vista de detalle 2.

Esta escultura de Jorge Oteiza es una obra importante dentro de la plástica del escultor vasco. Formalmente, guarda unas claras referencias figurativas, pudiendo percibir una figura humana, aún sin rasgos definidos, con sus piernas, cuerpo, y cabeza. Tiene los brazos en alto y apoya las manos en la nuca. La figura es hueca. En concreto se abren dos espacios, uno en la parte del tronco y otro en la parte inferior, en la zona de las piernas.

Jorge Oteiza, una vez desarrollados los ensayos que realiza a principios de los años cincuenta con el hiperboloide, buscará soluciones nuevas para sus obras. A partir de aquí plantea la eliminación de buena parte de la masa mediante la apertura de la figura en canal. El primer ensayo de este tipo de solución plástica es el título ‘Regreso de la muerte’, de 1950. Las realizaciones de ese tipo culminarán en la conocida estatuaria de la Basílica de Arantzazu, en Guipúzcoa.

El origen de esta escultura es una obra del año 1950 que se conserva en una Colección Particular. Y además, de la misma existe una réplica en el Museo Fundación Oteiza de Alzuza. La Cámara de Comercio de Navarra adquirió esta obra y la cedió al Ayuntamiento de Pamplona, para su ubicación en la vía pública, a través de un convenio firmado en septiembre de 1997. La pieza se instaló en la Plaza Conde de Rodezno, el 29 de Diciembre de 1999. Fecha en la que también se ubicó en la Plaza del Castillo, otra escultura de Oteiza, ‘Unidad Triple y Liviana’. Estas obras forman parte de un conjunto de esculturas de Jorge Oteiza, adquiridas por el Ayuntamiento de Pamplona, tras un acuerdo con la Fundación Oteiza de Alzuza.

José María Muruzabal

Sancho III El Mayor de Alberto José OrellaCruz de Constantino Manzana
RECORRIDO

Ensanches y Media Luna

8

Coreano

Jorge Oteiza, 1950

Bronce pompeyano

Figura: 313 x 97 x 76 cm

Pedestal: 115 x 111 x 86 cm

Temática: Alegoría

Instalación: 1999

Ubicación: Plaza del Conde de Rodezno.