1. Inicio
  2. Escultores
  3. Sciancalepore, Pasquale

Sciancalepore, Pasquale

Pasquale Sciancalepore fue un escultor italiano poseedor de una muy buena técnica en la ejecución de imaginería religiosa de tamaño natural, con proporciones elegantes y un modelado suave y bien equilibrado, alcanzado en sus obras un indudable carácter monumental. En su producción a partir de la década de 1950 se observa una mayor expresividad, sin perder por ello dulzura y amabilidad. Gran parte de sus esculturas están realizadas en mármol de Carrara, si bien no desdeña otros materiales como el bronce.

Sciancalepore se inició en la ejecución de pequeñas obras funerarias, hasta que conoció al Fundador del Opus Dei, San Josemaría Escrivá, quien le encargó varias esculturas con destino a Villa Tevere, sede del gobierno de la Prelatura en Roma. Regalo del Fundador fueron dos de las esculturas más logradas del artista italiano, caso de la Virgen del Amor Hermoso, para la ermita del campus de la Universidad de Navarra, y el Cristo en la Cruz para la capilla del Santísimo del Santuario de Torreciudad (Huesca). Este último, de tamaño natural y ejecutado en bronce dorado, presenta a Cristo vivo, sin haber recibido todavía la lanzada y con los ojos abiertos, invitando al arrepentimiento y a la conversión personales a través de la contemplación del sereno sufrimiento de Cristo por los pecados de la humanidad. Del modelo de este Cristo en yeso se hicieron dos originales, el segundo de los cuales se destinó al Centro Internacional de Cavabianca, asomado al curso romano del Tíber. Precisamente para este centro modeló Sciancalepore una imagen del Papa San Pío X en 1971. Asimismo fue uno de los escultores a los que en 1968 se solicitó anteproyecto y presupuesto para el retablo mayor de Torreciudad, al igual que a los italianos Luigi Venturini y Francesco Nagni, y a los españoles Juan Luis Vasallo, Enrique Orejudo y Juan Mayné, quedando encomendado a este último.

Fuentes de información:

PIQUÉ, P., «Paulo VI entre los obreros», Nuestro Tiempo, Vol. XXIV, nº 138, 1965, pp. 649-659. «Ayer se inauguró en Pamplona la ermita universitaria dedicada a Santa María, Madre del Amor Hermoso», Diario de Navarra, 9 de diciembre de 1966.