1. Inicio
  2. Escultores
  3. Miralles Moya, Enric

Miralles Moya, Enric

Conocido arquitecto español, nacido en Barcelona en 1955. A los 15 años, Enric Miralles tuvo que elegir entre el baloncesto profesional y la Escuela de Arquitectura. Estudió arquitectura en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Cataluña, acudiendo posteriormente a la Universidad de Columbia en Nueva York. Comenzó su andadura profesional en el estudio de Albert Vilaplana y Helio Piñón, dónde permaneció hasta 1983. Al mismo tiempo era profesor adjunto en las dos universidades en las que había estudiado.

A partir de entonces su labor profesional pasó por tres épocas. En la primera, 1983-1990 trabajó junto a su primera mujer, Carme Pinós, estuvo solo en el período 1990-1994 y reorganizó su estudio, que pasó a llamarse EMBT, para trabajar con la italiana Benedetta Tagliabue, su segunda esposa, en 1995-2000. Falleció en San Feliu de Colines, Barcelona, el año 2000. En su corta vida, Enric Miralles recibió numerosos premios, como el León de Oro de la Bienal de Venecia en 1996. También obtuvo el premio Ciudad de Barcelona (1992), Ciudad de Madrid (1993) y Nacional de Arquitectura (1995). Fue profesor invitado en numerosas escuelas de arquitectura y de diseño, entre ellas la de Harvard, en la cátedra «Kenzo Tange», de la universidad de Harvard, que ocupó desde 1992.

Entre sus obras más conocidas podemos citar el Palacio de los Deportes de Huesca, el aulario de la Universidad de Valencia, la ampliación del Museo Real de Copenhague, el Museo de Arte Contemporáneo de Zaragoza, el Cementerio de Igualada, el Museo de Arte Moderno de Helsinki, la rehabilitación del Mercado de Santa Caterina de Barcelona, el Palacio de Deportes de Leipzig, la Biblioteca Nacional de Japón en Tokio, el Parlamento de Edimburgo, el Museo Maretas de Lanzarote, edificio de Gas Natural de Barcelona, etc. Toda su obra le permitió ser considerado el arquitecto español de su generación de mayor proyección internacional. Con sólo 45 años, consiguió lo que todos persiguen y muy pocos logran: construir un lenguaje propio en el que el paisaje dictaba la forma de sus edificios. Se le ha catalogado como un arquitecto desmesurado y brutal; el que ponía todo el cuerpo para hacer arquitectura; que conocía la arquitectura desde dentro y la transformaba hacia fuera. Su fuerza expresiva fue arrolladora, su imaginación desbordante. Un arquitecto al que es difícil catalogar, en el que se aunó conocimiento y hecho creativo. Además de su faceta arquitectónica gustó de practicar el diseño, con elementos decorativos, mobiliario e incluso elementos escultóricos, como ocurre con la obra de la Ciudadela de Pamplona.

Fuentes de información:

MASSAD, F. y GUERRERO YESTE, A., «Enric Miralles. A inconclusa arquitetura do sentimento». Arquitextos n. 048.01. São Paulo, Portal Vitruvius, Mayo 2004. TEIXEIRA, C.M., «Enric Miralles, 1955-2000». Arquitextos, Texto Especial n. 002. São Paulo, Portal Vitruvius, Julio 2000.