1. Inicio
  2. Escultores
  3. Alvarez-Laviada, Manuel

Alvarez - Laviada, Manuel

La vocación artística de Manuel Álvarez-Laviada (Oviedo, 1892-Madrid, 1958) se manifestó desde muy joven, iniciándose en el campo de la escultura de la mano de su tío Cipriano Folgueras. En 1909 ingresó en la Escuela de Escultura, Pintura y Grabado de Madrid, donde entabló amistad con el pintor gijonés Mariano Moré y se vinculó al grupo artístico asturiano encabezado por Sebastián Miranda, Cañedo o Juan Cristóbal.En 1921 obtuvo una de las dos plazas de pensionado para la sección de escultura en la Academia Española de Bellas Artes de Roma. Su estancia en la capital italiana se prolongó hasta 1928, etapa en la que forjó su estilo a partir de la influencia de artistas que configuran el denominado Novecento como Morbiducci, Mascherini y Conti, de quienes toma su ambición monumental y constructiva. Realiza a su vez numerosos viajes por Europa en los que destaca la atracción que sobre el artista ejerce Grecia. Buena prueba son dos esculturas que le valieron su consagración como artista: Diana Cazadora (segunda medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1926), y Las Dríadas, (primera medalla en la Exposición Nacional de 1930).

Tras completar el período de formación regresa a Madrid, donde concurre y obtiene premios en las Exposiciones Nacionales y en diferentes concursos. También comenzará su labor en el terreno de la escultura monumental, compaginando su actividad artística con la docente al ser nombrado en 1935 profesor adjunto de la Escuela de Bellas Artes. Durante la Guerra Civil, su labor como escultor queda relegada a un segundo plano, dedicándose a colaborar con la Junta de Defensa del Patrimonio Artístico, constituida con el objetivo de salvar de la destrucción las obras de arte. Finalizada la contienda, reanuda su actividad que se concreta fundamentalmente en la realización de encargos en colaboración con el arquitecto Luis Moya (monumento a Manolete en Córdoba, estatuaria de la Universidad Laboral de Gijón).

Reacio a las exposiciones individuales, Manuel Álvarez-Laviada fue asiduo a las Exposiciones Nacionales, y también participó en certámenes en Barcelona y Roma. Diversos museos e instituciones cuentan con obra suya (Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Museo de Bellas Artes de Asturias). Su escultura monumental se encuentra presente en diversas ciudades españolas.

Fuentes de información:

Archivo Municipal de Pamplona.LAFUENTE FERRARI, E., «Manuel Álvarez Laviada, escultor español», Clavileño. Revista de la Asociación Internacional de Hispanismo, nº 4, Julio-Agosto 1950, pp. 37-43.«Ante la inauguración del monumento a la Inmaculada», Diario de Navarra, 5 de septiembre de 1954.«Fue ayer inaugurado el Monumento a la Inmaculada Concepción», Diario de Navarra, 9 de septiembre de 1954.Villameriel Fernández, D., «El escultor Manuel Álvarez-Laviada. Apuntes biográficos», Roma y la tradición de lo nuevo. Diez artistas en el Gianicolo (1923-1927), Madrid, Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior, 2003, pp. 108-115.